El Penegué habla de lenguas, pues dos son las lenguas oficiales que existen en Galicia: el gallego y el castellano. Y las dos son gallegas, aunque una sea la propia y otra viniese después. Ninguna es una lengua extranjera. Somos conscientes de que el castellano es la lengua de uso habitual de muchas familias gallegas y de que incluso existen familias castellano hablantes desde hace dos generaciones o más. Gallegas son todas las personas, y su identidad puede ser nacional gallega, española, o ambas, con independencia de la lengua que hablen. En este sentido desde el PNG apostamos por el bilingüismo restitutorio como una forma de garantizar los derechos lingüísticos de todas las personas residentes en Galicia.

BILINGÜISMO RESTITUTIVO

Una vez establecido este principio básico, también estamos a favor de la igualdad lingüística de todos los hablantes, hablen la lengua que hablen. Por desgracia, la realidad es que actualmente hay una discriminación producto del nacionalismo español, reflejado en una legislación uniformadora donde la propia Constitución española establece la primacía del castellano sobre las demás lenguas y que pretende relegar al gallego a una posición ritual en lo público, y testimonial y meramente coloquial en la vida social real. Las fuerzas políticas españolistas avalan esta injusta legislación. El PNG está en contra de los nacionalismos, pues nacionalista también es el que intenta imponer su nación, lengua y cultura sobre otras naciones, en este caso la nación española sobre otras presentes en el mismo Estado, como son Galicia, Cataluña o Euskadi.

Para superar esta situación de desigualdad, el PNG propone la derogación inmediata del Decreto de Plurilingüismo de la Xunta de Galicia aprobado por el PP y su sustitución por un Plan de Igualdad Lingüística (P.I.L.) con la finalidad, inspirada en los principios del llamado Bilingüismo Restitutorio, de lograr la igualdad real y efectiva de los gallegos hablen lo que hablen, y no apenas una igualdad formal. El PNG nunca buscará que los castellano hablantes pierdan derechos, sino que los gallego hablantes gocen de sus mismos derechos, culturales y lingüísticos. El Penegué quiere que exista, socialmente hablando, la garantía de que las dos comunidades lingüísticas existentes en Galicia puedan ejercer su vida plenamente en su lengua, logrando así una sociedad más justa, equitativa y realmente bilingüe.

El modelo que propone actualmente el nacionalismo español es, en la práctica, un modelo de Estado mononacional y monolingüe. Legalmente hay, en términos formales, dos lenguas oficiales, y los gallegohablantes tiene reconocidos sus derechos lingüísticos individuales. Pero en realidad estos mismos gallegohablantes no pueden disfrutar de estos derechos en la mayoría de los ámbitos sociales de carácter público, como en la justicia, sanidad, señalización, facturas, textos jurídicos, educación, cine, empresas, comercio, medios de comunicación, libros… etc. Como máximo pueden hacer uso de estos derechos de una forma puntual y marginal en comparación con las posibilidades de los español hablantes. Los hablantes de castellano no necesitan garantías para el uso de su lengua o para la supervivencia del español en Galicia. Cualquier persona puede vivir totalmente en castellano sin necesitar el gallego en ningún momento. Ya ocurre con una parte significativa de habitantes de ciudades y de pueblos. Incluso las personas que habitan en las aldeas más alejadas no pueden vivir sin tener que recurrir constantemente al castellano.

Por lo tanto, el PNG trabajará por alcanzar la equivalencia en derechos reales de las personas en los campos lingüístico y cultural mediante una política de normalización orientada al bilingüismo restitutorio o galleguizador frente al bilingüismo sustitutivo o castellanizador que defienden actualmente en nuestra tierra las fuerzas nacionalistas españolas. Igual que un gobierno no puede ser neutral en lo económico, intentando garantizar la dignidad material mínima para toda la ciudadanía, del mismo modo debe intentar garantir esa dignidad lingüística y cultural como elemento de identidad de los individuos para toda la ciudadanía, hablen la lengua que hablen, y tengan la identidad nacional que tengan.

Entre las medidas más inmediatas e importantes que el PNG intentaría efectuar serían la preferencia del uso del gallego como lengua de inicio en la atención a la ciudadanía, su uso prioritario en la documentación pública, un servicio de traducción gratuita para jueces, notarios y registradores de la propiedad para elaborar sus textos en gallego y la obligatoriedad del conocimiento del gallego por parte de todas las personas que trabajen en la justicia, notarías y registros en Galicia. El Penegué defiende el uso del gallego en la enseñanza en la mayoría de las materias, siguiendo el modelo catalán, que goza de gran consenso social. También impulsaría el uso del gallego en los medios de comunicación públicos, con la oferta de gallego en el doblaje y subtitulado de todas las películas, series y documentales que se emitan en los canales públicos de televisión, como TVE o TVG. Creación de tres canales más de la TVG, uno dedicado sólo al público infantil, otro dedicado a la memoria, cultura e historia gallegas, y un tercero con noticias y reportajes de actualidad nacional, estatal e internacional las 24 horas del día. El actual segundo canal de la TVG sería exclusivamente para los deportes, entre ellos los tradicionales gallegos. En relación con la política del libro y bibliotecas, se priorizará la compra de traducciones portuguesas en lugar de las traducciones al castellano cuando no existan ediciones gallegas de los libros en cuestión. De cualquier manera, se deberá garantizar el pleno derecho de las personas a acceder a la lectura en gallego en cualquiera de sus variantes.

El Penegué apuesta por la creación de un servicio de doblaje de películas para el gallego que sería ofrecido gratuitamente a los distribuidores de cine. Doblaje automático e inmediato de todas las películas, tanto gallegas como españolas o de fuera del Estado, que tengan alguna relación con Galicia. Y doblaje de películas del pasado que tuviesen alguna relación con Galicia, incluidas las hechas durante el franquismo. Creación de un portal web donde estén a disposición todas las películas, documentales, cortometrajes y otros productos audiovisuales gallegos.

El castellano está presente en todos los medios de comunicación, como canales privados, emisoras de radio, prensa, Internet, libros, empresas privadas, cines, hostelería, lo que hace posible que toda la población gallega domine el castellano perfectamente, más allá de la enseñanza que se hace del español y de la literatura española a lo largo de todos los cursos de enseñanza. La realidad gallega nos indica que todos los gallego hablantes saben hablar castellano, pero que hay miles de gallegas y gallegos, principalmente en las zonas urbanas, que son castellanoparlantes, pero incapaces de hablar gallego. El PNG intentará corregir esta situación de desigualdad allí donde pueda influir o gobernar.

El castellano está presente en todos los medios de comunicación, como canales privados, emisoras de radio, prensa, Internet, libros, empresas privadas, cines, hostelería, lo que hace posible que toda la población gallega domine el castellano perfectamente, más allá de la enseñanza que se hace del español y de la literatura española a lo largo de todos los cursos de enseñanza. La realidad gallega nos indica que todos los gallego hablantes saben hablar castellano, pero que hay miles de gallegas y gallegos, principalmente en las zonas urbanas, que son castellanoparlantes, pero incapaces de hablar gallego. El PNG intentará corregir esta situación de desigualdad allí donde pueda influir o gobernar.

Quanto ao inglês, como língua franca internacional, darase-lhe uma importante atenção na aplicação duma política nacional sólida e consistente para melhorar as competências dos galegos e galegas nessa língua seguindo modelos de sucesso levados a termo noutros países.

BINORMATIVISMO

El Penegué entiende que el binormativismo para el gallego es la mejor solución para resolver el ya viejo debate sobre la ortografía a usar para el gallego. El binormativismo es la coexistencia en paridad legal de dos modelos gráficos para representar una lengua: una ortografía más local y otra compartida con varios Estados. Ambos con el mismo reconocimiento legal. Existen en Europa varios países binormativistas, siempre avanzados económica y socialmente, como son el caso de Luxemburgo (alemán padrón y variante luxemburguesa), Noruega (una norma semejante al sueco y otra que recoge las variantes occidentales del idioma noruego), o el caso de Flandes, en Bélgica, donde había una norma del flamenco más dialectal y regionalizante y hoy es usada la ortografía neerlandesa, que comparten flamengo y holandés. Para el gallego podrían estar vigentes dos formas ortográficas: una que recoge las variantes gallegas con base en una ortografía próxima al español, que es la de la R.A.G., vigente hoy en la enseñanza y en la administración, y otra que sea la del portugués (o gallego internacional) del Acuerdo Ortográfico, que unificó todas las variantes del (denominado por la Filología Románica) gallego-portugués, que incluye la variante portuguesa, brasileña, angoleña, mozambiqueña y la gallega, pues hay una delegación gallega que participó en el Acuerdo e introdujo léxico gallego en los diccionarios de portugués.

Para el PNG las ventajas del binormativismo serían varias. Lograr la colaboración entre las dos posturas de los gallego-hablantes y reforzar el léxico y las estructuras del gallego en un sentido u otro. Animar a los castellano-hablantes a escribir y hablar en gallego, al cual se podrían aproximar por más motivos: culturales o sentimentales en el caso de la ortografía R.A.G o también económicos y profesionales en el caso de la ortografía del A.O. (Acuerdo Ortográfico). Más allá de esto, en nuestro caso, ambas ortografías para el gallego son perfectamente comprensibles entre sí y no hay conflicto social entre los usuarios de una norma u otra, apenas diferentes puntos de vista en el ámbito cultural. Y finalmente, en el contexto de la Unión Europea y de la eurorregión Galicia-Norte de Portugal, hay una relación económica, cultural, humana y comercial cada vez más estrechacon Portugal, y el conocimiento del portugués hace que dispongamos de una segunda lengua de conocimiento para incrementar nuestras posibilidades profesionales, así como las relaciones económicas y empresariales con países de gran dimensión demográfica, como son los casos de Brasil y Angola.

Para llevar esto a cabo, el Penegué simplemente implementaría y dotaría de presupuesto a la Ley Paz Andrade, ya aprobada por el Parlamento Gallego por unanimidad, y que establece la promoción del conocimiento del portugués en la enseñanza. Recuperaremos, como se hacía en la enseñanza gallega de los años 80, el conocimiento de las literaturas lusófonas, como la portuguesa y la brasileña. El PNG tiene también la firme voluntad de trabajar por la implementación de la directiva europea llamada “Televisión sin fronteras” para que se puedan ver los canales de TV públicos portugueses en todo el territorio nacional gallego. Y para dejar que sean las propias personas las que libremente elijan su ortografía de uso para el gallego, dejando que la propia sociedad civil y las personas tomen la decisión que consideren más oportuna, sin presiones ni coacciones de ninguna clase, el Penegué prohibirá cualquier discriminación a los usuarios de gallego internacional en ningún ámbito social de Galicia, sea en la enseñanza, el trabajo, el mundo de la cultura y de las artes o en su relación con la administración. Finalmente, el PNG quiere que Galicia multiplique su presencia institucional, civil y cultural en el ámbito de la Lusofonía, y su integración en la CPLP (Comunidad de Países de Lengua Portuguesa), como medio para alargar los horizontes comerciales, económicos, culturales y lingüísticos en nuestro País, más allá de la presencia que ya tiene en Europa y América.