El PNG impulsará un plan integral de protección del paisaje gallego como elemento de identidad nacional, vigilando especialmente todos aquellos elementos que por su significación simbólica representen un valor especial de protección no solo a nivel ecológico sino también a nivel social e histórico. En esta sensibilización por el paisaje impulsaremos un camino de la costa gallega que tenga un recorrido ecológico integral. También impulsaremos políticas de desarrollo del bosque atlántico y la potenciación de especies autóctonas como elementos generadores de riqueza, siguiendo modelos como el de Finlandia. A su vez, crearemos una red nacional gallega de parques naturales ampliando notablemente el número de parques y la superficie actual de áreas protegidas.

El Penegué legislará para que los proyectos de generación de energías alternativas y renovables tengan en cuenta y respeten las características naturales del País y, en todo caso, paralizar y prohibir todo tipo de iniciativa empresarial puramente extractiva que implique mayores daños que beneficios para el interés general de Galicia y que pueda afectar negativamente a la población del área, el medio ambiente, el territorio o el paisaje.

En el desarrollo de una política nacional de residuos moderna que termine con el descontrol actual, el PNG apostará de forma decidida por el reciclaje, el castigo fiscal de los productos con envases superfluos y aplicará el modelo de cobro por cascos de botella y la recuperación de ese dinero por llevarlos de vuelta al supermercado, aplicando sistemas que ya funcionan en numerosos países europeos, como Alemania o Dinamarca. SOGAMA será reorientada para evitar la acumulación de las montañas de residuos urbanos que hay actualmente en la comarca de Ordes. La educación ambiental será un elemento central de las políticas educativas a desarrollar con niños/as y con personas adultas.

El Penegué procurará que se implemente un auténtico sistema de prevención de riesgos de vertidos en el mar, para evitar un nuevo Prestige, pues aún hoy no se llevaron a cabo todas las medidas necesarias. Reclamará al gobierno español la gestión integral de todos los parques, ríos y presas presentes en el territorio gallego. En el caso de zonas compartidas con otras del Estado español se procurará una cogestión consensuada, sea con otros gobiernos territoriales, sea con el gobierno del Estado.

El Penegué exigirá la atribución exclusiva de las competencias de urbanismo para el gobierno gallego, acompañada de una dotación adecuada y retirándole estas competencias a los municipios a causa del descontrol existente. Diseñará una ordenación racional del territorio intentando promover los usos económicos más adecuados para cada tipo de terreno o zona geográfica, principalmente las costas y montañas. También se impulsará el turismo verde y el turismo de costa a través de entidades como la Marca Galiza.

En relación con el bienestar y los derechos de los animales, prohibiremos totalmente la celebración de corridas de toros y endureceremos las penas mediante la aprobación de leyes contra el maltrato animal, dotando de medios una Policía Ambiental orientada a perseguir el maltrato animal, los pirómanos, los vertidos descontrolados, la polución industrial y los delitos ecológicos en general.

Exigiremos que los propietarios tengan los montes limpios, y en el caso de no hacerlo, serán los municipios los encargados de esas tareas de limpieza, cobrando los servicios a los propietarios correspondientes. En el caso de que no paguen, habrá una multa que, incluso en los casos más graves de impago, podrá suponer la expropiación de las fincas por el valor de la multa.

Se elaborará una nueva regulación de la caza más estricta y pormenorizada. Los cotos de caza serán en terrenos privados, estando prohibida la caza en espacios públicos, excepto en el caso de batidas puntuales y controladas por funcionarios públicos en los casos de peligro para la ciudadanía como pueden ser los jabalís. Se acelerarán las indemnizaciones a los propietarios de ganado por ataques de lobos.

Habrá un control de la Administración de las mascotas, con fiscalización periódica de perros y gatos para comprobar que todos tienen chip. En el caso de no tenerlo, se establecerá un sistema de multas substanciales por cada perro, gato o mascota sin registro. La Policía Ambiental especializada será la encargada de velar también por el bienestar de animales en granjas de producción industrial y otros ámbitos. El PNG desarrollará una legislación más avanzada en ese ámbito siguiendo las últimas tendencias a nivel europeo.

Refuerzo y mayor financiamiento público de refugios de animales y garantías de estabilidad laboral para sus empleados. Desgravación en el IRPF de la ciudadanía con la presentación de facturas de gastos hechos por el cuidado de los animales como mascotas, tanto por la alimentación y medicinas como por la atención veterinaria por revisiones o atención médica. Los valores y contenidos relativos a los derechos y bienestar animal serán también incluidos en los currículos escolares de los jóvenes y en la educación de los adultos.