Una parte importante de la ciudadanía de Galicia que tiene una identidad nacional gallega quiere trabajar por un País próspero y respetuoso con todas las sensibilidades sociales y culturales. Aspiramos a que Galicia disponga de soberanía plena para decidir cómo quiere estar integrada dentro del Estado, o incluso si quiere seguir formando parte del Estado español. Para garantizar esto solo hay una manera: respetar la voluntad mayoritaria de los gallegos y gallegas para decidir lo que Galicia debe ser en cada momento de su historia: una autonomía, una federación o un Estado, partiendo siempre del respeto a la voluntad democrática de la mayoría gallega. No somos nacionalistas. Si alguna definición se puede dar de nosotros es que somos simplemente soberanistas, defensores de la libertad de las naciones y, por extensión, de las personas. Cualquier nación, si existe una amplia voluntad democrática, tiene derecho a decidir cómo quiere estar en el mundo.

Más allá de los avatares y diferentes situaciones de Galicia a lo largo de su ya larga historia de más de 1600 años de existencia como entidad política, lo que más preocupa al PNG es el bienestar de los gallegos y gallegas de hoy y del futuro. Y eso pasa por defender nuestros intereses económicos, única manera de garantizar bienestar, riqueza y felicidad. Para el Penegué eso sólo es posible con un sistema de economía de mercado con rostro humano, donde se defienda la libertad de emprender para generar riqueza, parte de la cual debe ser usada para garantizar que todas las personas en Galicia tengan unas condiciones materiales dignas.

Entendemos que otro objetivo fundamental es detener o dificultar el actual expolio de nuestros recursos naturales, que están siendo explotados por grandes empresas que ni siquiera pagan sus impuestos en Galicia, sino en Madrid o en otras áreas del mundo. Debemos recuperar la soberanía sobre nuestros propios recursos y adaptar la legislación y administración a nuestra realidad. En definitiva, hay que poner al País al servicio de las personas, y no las personas al servicio de intereses ajenos a Galicia.