El PNG entiende que el diseño administrativo gallego debe estar adaptado a su realidad social, territorial y económica. Por eso no tiene sentido la existencia de unas diputaciones que corresponden a un diseño provincial totalmente artificial en nuestro País, ya que las comarcas, ciudades, pueblos y parroquias constituyen la verdadera estructura territorial. En consecuencia, proponemos la supresión o vaciado de estas entidades para traspasar sus competencias a otros niveles administrativos, principalmente Xunta y municipios.

Entendemos igualmente que lo más adecuado para reflejar la voluntad democrática de la ciudadanía gallega sin manipulaciones es una circunscripción electoral única en las elecciones gallegas, españolas y europeas, para lo que proponemos una reforma profunda de la Ley Electoral. Para eso comenzaremos por la circunscripción electoral autonómica ya que el Parlamento Gallego tiene competencias para realizar este primer cambio legislativo.

Dentro de ese redimensionamiento administrativo otorgaremos naturaleza jurídico-política con la correspondiente dotación presupuestaria a las parroquias de carácter rural en los municipios que tengan entidades de estas características. En las zonas urbanas entendemos que la división en distritos es la más adecuada para las siete grandes ciudades, e impulsaremos decididamente las áreas metropolitanas en las zonas urbanas, y las comarcas en el resto del País, para de ese modo racionalizar los gastos del presupuesto público destinado a equipamiento e infraestructuras, tales como medios de transporte, tratamiento de residuos, sistemas de cañerías, depuradoras, bomberos... etc.

Esta reforma administrativa debe pasar por un aumento de la autonomía municipal mediante un alargamiento de las competencias y su dotación presupuestaria correspondiente, pues no tiene sentido aprobar reformas administrativas si no se garantiza su efectividad con un financiamiento adecuado para implementarlas.

El Penegué quiere lograr una administración moderna, transparente y eficiente, con control y persecución de los comportamientos clientelares mediante la creación de una policía fiscal como división dentro de la futura Policía Nacional Gallega que investigue las denuncias de corrupción en la gestión de las administraciones públicas. Abogamos también por la eliminación total del personal que participe en la administración por designación política (como ocurre en países como Dinamarca).

Queremos elaborar una reforma consensuada de los procesos de acceso al cuerpo de la función pública, teniendo en cuenta en mucha mayor medida los factores meritocráticos, inspirándonos en modelos de éxito como el británico o el danés.

Eliminaremos as duplicidades administrativas ou organismos criados ad hoc por interesses partidistas e também os privilégios económicos e de status jurídico dos parlamentares em qualquer assunto que não tenha a ver com a sua actividade representativa.

Articularemos de una forma homogénea y equilibrada una Red Nacional Gallega de Comunicaciones. Para eso será necesario que el gobierno gallego controle y administre de forma exclusiva esta Red. La Red incluiría todas las carreteras, vías de ferrocarril, aeropuertos y puertos que estén en nuestro territorio. En el caso de infraestructuras compartidas con otros territorios del Estado (carreteras, vías de ferrocarril, etc.) cualquier decisión tendrá que tomarse por consenso entre las dos partes, tanto con el gobierno de otras CC.AA. como con el gobierno del Estado.

Coordinándose con sus gobiernos municipales, el gobierno gallego intentará mejorar y perfeccionar los sistemas de buses urbanos para lograr una mayor eficiencia del servicio en las siete grandes ciudades. También impulsaremos la creación de una red de carriles-bici.

Queremos una red de Internet y de calidad en todo el territorio, principalmente en las zonas rurales, y queremos también crear una red gratuita de autopistas, empezando por la transferencia inmediata de la gestión a Galicia de las vías de alta capacidad AP-9, A-52, A-54, A-6 y A-8 en los tramos que transcurren por nuestro País. A su vez, mejoraremos significativamente los trenes de cercanía, al ser indispensables para la conexión interna de las distintas zonas del territorio gallego.

El Penegué reforzará el aeropuerto de Lavacolla como el aeropuerto central de Galicia, procurando que la oferta de vuelos internacionales sea complementaria con los que ofrece el aeropuerto Sá Carneiro de Oporto para de ese modo evitar duplicidades con lo que es ahora, de hecho, el verdadero aeropuerto internacional de Galicia.

Aquellas administraciones, locales, comarcales, provinciales o nacionales, donde el PNG gobierne, realizarán la mayor parte de sus transacciones económicas (pago de salarios, tasas, etc.) en bancos de titularidad gallega y sede social en Galicia.

Por último, el PNG reclamará para Galicia el huso horario GMT+0, que es el que le corresponde por su situación geográfica en la misma latitud que Portugal, Canarias o el Reino Unido.